Archivo de la categoría: Tesis de Grado

101 términos de investigación científica

  1. Actitud. Para Hernández, Fernández y Baptista (2003), es la “predisposición aprendida para responder de manera consistente ante ciertos objetos o símbolos”, (p.368).
  2. Análisis de varianza. Hernández, et al., (2003) lo definen como la “prueba estadística para analizar si más de dos grupos difieren entre sí de manera significativa en sus medidas y varianzas”, (p.546).
  3. Categorías. Hernández, et al., (2003 afirman que las categorías don especie de “cajones conceptuales creados a partir de la revisión de datos, por comparación de una unidad respecto de las unidades que le precedieron”, (p.588).
  4. Ciencia. Según Avila Baray (2006), la ciencia tiene dos vertientes: “Como contenido la ciencia se define como una simple acumulación de conocimientos, lo cual, refleja un estado estático del conocimiento científico. Como el proceso se define como la forma de descubrir conocimientos, es decir, es una actividad enfocada a descubrir variables relacionadas que explican una parte de la realidad y se caracteriza por ser dinámica por que refleja el constante avance científico”. De manera más puntual, Vélez S. (2001), la define como el “cuerpo organizado del cual puede alcanzarse acuerdo universal por parte de los científicos que comparten el lenguaje (o lenguajes) y unos criterios comunes para la justificación de presuntos conocimientos o creencias”.
  5. Confiabilidad. “Grado en el que la aplicación repetida de un instrumento de medición al mismo fenómeno genera resultados similares”, (Hernández, et al., 2003, p.348).
  6. Conocimiento. Vélez S. (2001), lo define como el “proceso por el cual el hombre refleja (por medio de conceptos, leyes, categorías, etc) en su cerebro las condiciones características del mundo circundante. Una de las formas que tiene el hombre para otorgarle un significado con sentido de la realidad”.
  7. Conocimiento científico. Para el físico Vélez S. (2001), no es más que el “conocimiento sistemático de la realidad, es decir, teniendo las etapas de observación, descubrimiento, explicación y predicción”.
  8. Correlación. Se refiere a la relación existente entre dos o más variables, conceptos, ideas o teorías dentro de una investigación.
  9. Deducción. Para Avila Baray (2006), el proceso de investigación es la actividad de “derivar hipótesis de una explicación generalizada o teoría”.
  10. Definición operacional. Hernández, et al., (2003), en su obra Metodología de la investigación, plantean que este término lo “constituye el conjunto de procedimientos que describe las actividades que un observador debe realizar para describir las impresiones sensoriales, las cuales indican la existencia de un concepto teórico en mayor o menor grado”, (p.171).
  11. Desviación estándar. “Promedio de desviación de las puntuaciones con respecto a la medida que se expresa en las unidades originales de medición de la distribución”, Hernández, et al., (2003, p.511).
  12. Diferencial semántico. “Serie de pares de adjetivos extremos que sirven para calificar al objeto actitud, ente los cuales se pide la reacción del sujeto, ubicándolo en una categoría por cada par”, Hernández, et al., (2003, p.381).
  13. Dimensión. Se refiere a todas aquellas características observables de una variable.
  14. Diseño. Para Sabino (1992), el diseño se refiere a una estrategia general, que tiene como objeto proporcionar un modelo de verificación que permita contrastar hechos con teorías, y su forma es la de un plan de trabajo que permita al investigador determinar las operaciones necesarias para hacerlo. Hernández, et al., (2003), lo definen como el “plan o estrategia que se desarrolla para obtener la información que se requiere en una investigación”, (p.185).
  15. Diseños factoriales. Los investigadores, Hernández, et al., (2003) sugieren que este tipo de diseño, son “experimentos que manipulan dos o más variables independientes, e incluyan dos o más niveles de presencia en cada una de las variables independientes”, (p.244).
  16. Distribución de frecuencias. “Conjunto de puntuaciones ordenadas en sus respectivas categorías”, Hernández, et al., (2003, p.499).
  17. Enfoque cualitativo. Hernández, et al., (2003), afirman que es el que “utiliza recolección de datos sin medición numérica para descubrir o afinar preguntas de investigación y puede o no probar hipótesis en su proceso de interpretación”, (p.6).
  18. Enfoque cuantitativo. “Usa recolección de datos para probar hipótesis con base en la mediación numérica y el análisis estadístico para establecer patrones de comportamiento”, Hernández, et al., (2003, p.6).
  19. Escala de Guttman: “Técnica para medir actitudes basada en el hecho de que algunos ítems indican, en mayor medida, la intensidad de la actitud”, Hernández, et al., (2003, p.385).
  20. Escala de Likert. El texto Metodología de la investigación, de Hernández, et al., (2003), la definen como el “conjunto de ítems que se presentan en forma de afirmaciones para medir la reacción del sujeto en tres, cinco o siete categorías”, (p.374).
  21. Encuesta. Según afirma Avila Baray (2006), la encuesta “se utiliza para estudiar poblaciones mediante el análisis de muestras representativas a fin de explicar las variables de estudio y su frecuencia.
  22. Estadística. Los investigadores Hernández, et al., (2003), la definen como el “procedimiento para clasificar, calcular, analizar y resumir información numérica que se obtiene de manera sistemática”, (p.495).
  23. Experimento. Hernández, et al., (2003), afirman que es una “situación de control en la cual se manipulan, de manera intencional, una o más variables independientes (causas) para analizar las consecuencias de tal manipulación sobre una o más variables dependientes (efectos)”, (p.190).
  24. Fuentes primarias. “Constituyen el objetivo de la investigación bibliográfica en la revisión de la literatura y ofrecen datos de primera mano”, Hernández, et al., (2003, p.70).
  25. Hipótesis. Avila Baray (2006), las define como “se define como una respuesta probable de carácter tentativo a un problema de investigación y que es factible de verificación empírica. La hipótesis expresa la relación entre dos o mas variables que son susceptibles de medición. Una hipótesis planteada correctamente debe poderse verificar o contrastar contra la evidencia empírica”. Por su parte, Hernández, et al., (2003), acotan que las hipótesis son “Explicaciones tentativas del fenómeno investigado que se formulan como proposiciones”, (p.140).
  26. Hipótesis alternativas. “Son posibilidades diferentes o ‘alternas’ ante las hipótesis de investigación y nula”, Hernández, et al., (2003, p.160).
  27. Hipótesis correlacional. Avila Baray (2006), plantea que “la palabra correlación es un término estadístico que expresa una posible asociación o relación entre dos o mas variables, sin que sea importante el orden de presentación de las variables, ya que no expresan una relación de causalidad. Para verificarlas se utilizan pruebas estadísticas de correlación”.
  28. Hipótesis de casualidad. El texto Metodología de la Investigación, de Avila Baray (2006), afirma que éstas “se formulan para investigaciones experimentales. Expresan una relación de causa-efecto entre las variables que se someten a estudio. Una hipótesis de causalidad puede expresar una relación causal entre una variable independiente y una variable dependiente, o bien, puede hacerlo entre mas de una variable independiente y una variable dependiente”.
  29. Hipótesis de nulidad. Para Avila Baray (2006), expresa que “Este tipo de hipótesis expresa la ausencia de relación, diferencia, causalidad, etc. entre dos o mas variables. De acuerdo con D’Ary,Jacobs y Razavieh (1982) la hipótesis de nulidad “…permite comparar los descubrimientos con las expectativas mediante métodos estadísticos,” (p. 85)”.
  30. Hipótesis descriptivas. El investigador Avila Baray (2006), las define como “una situación relacional entre las variables que se someten a estudio. Se utiliza en investigaciones de tipo descriptivo, como pudieran ser los estudios por encuesta”.
  31. Hipótesis estadísticas. “Representan la transformación de las hipótesis de investigación, nulas y alternativas en símbolos estadísticos”, Hernández, et al., (2003, p.163).
  32. Hipótesis de investigación. “Proposiciones tentativas sobre las(s) posible(s) relaciones entre dos o más variables”, Hernández, et al., (2003, p.149).
  33. Hipótesis nulas. “Proposiciones que niegan o refutan la relación entre variables”, Hernández, et al., (2003, p.159).
  34. Inducción. Avila Baray (2006), lo define como “un proceso lógico que significa desarrollar generalizaciones basadas en un limitado pero importante conjunto de datos a cerca de una clase de eventos para desarrollar una generalización”.
  35. Instrumentos de medición. Hernández, et al., (2003), sugieren que éstos son un “recurso que utiliza el investigador para registrar informaciones o datos sobre las variables que tiene en mente”, (p.346).
  36. Instrumento de recolección de datos. Sabino (1992), plantea que es “cualquier recurso de que se vale el investigador para acercarse a los fenómenos y extraer de ellos información”.
  37. Investigación. Aunque el término resulte a simple vista como un acto complejo, Vélez S. (2001), lo define de manera sencilla, así plantea que la investigación es el “proceso de conocer la realidad”.
  38. Investigación aplicada. Persigue fines inmediatos y concretos, y según afirma Vélez S. (2001), a través de la búsqueda de “la obtención de un nuevo conocimiento técnico con aplicación in mediata a un problema determinado. (…) se fundamenta en los resultados de la investigación básica, la cal a su vez está supeditada a una necesidad social por resolver”.
  39. Investigación básica, pura o fundamental. Sabino (1992), afirma que aquellas en las que los conocimientos se obtienen con el objeto de utilizarlos de un modo inmediato. En este sentido, Vélez S. (2001), amplia el panorama al sugerir que es aquella que “busca el principio de leyes o principios básicos que constituyen el punto de apoyo en la solución de alternativas sociales. Este tipo de investigación tienen un sentido práctico, ya que es un punto de referencia para la orientación de los experimentos, inventos o solucione s específicas. Ella se orienta a la profundización y clarificación de la información conceptual de una ciencia”.
  40. Investigación científica. Bajo la óptica de un proceso mucho más riguroso, Vélez S. (2001), afirma que este término es el “proceso sistemáticamente ordenado, cuyo objetivo es la demostración de hipótesis o la confirmación y desarrollo de teorías”.
  41. Investigación comparativa. Según Avila Baray (2006), “este tipo de estudio se utiliza para evaluar las semejanzas y diferencias de corrientes del pensamiento, autores y teorías”.
  42. Investigación correlacional. Hernández, et al., (2003), afirman que en esta modalidad investigativa se “tiene como propósito evaluar la relación que exista entre dos o más variables o conceptos”, (p.122).
  43. Investigación + Desarrollo (I + D). Quizá este termino no sea muy escuchado en el ámbito metodológico para nuevos investigadores, pero es preciso acotar que como proceso científico ayuda mucho a la solución de problemas sistematizados, por lo que Vélez S. (2001), afirma que es el “trabajo creativo emprendido de modo sistemático para incrementar el acervo de conocimiento científico y tecnológico y utilizar dicho acervo para invertir en nuevas aplicaciones. La I + D es considerada un ‘invento para inventar’ o como una fábrica de tecnología”.
  44. Investigación de campo. Según el Manual de Trabajos de Grado, de Especialización y Maestrías y Tesis Doctorales, (Upel, 2006), es “el análisis sistemático de problemas de la realidad, con el propósito bien sea de describirlos, interpretarlos, entender su naturaleza y factores constituyentes, explicar sus causas y efectos o predecir su ocurrencia, haciendo uso de métodos característicos de cualquiera de los paradigmas (…) de investigación conocidos (…)”, (p.14).
  45. Investigación descriptiva. Hernández, et al., (2003), la define como el tipo de investigación que “busca especificar propiedades, características y rasgos importantes de cualquier fenómeno que se analice”, (p.119).
  46. Investigación documental. El Manual de Trabajos de Grado, de Especialización y Maestrías y Tesis Doctorales, (Upel, 2006), la define como: “el estudio de problemas con el propósito de ampliar y profundizar el conocimiento de su naturaleza, con apoyo, principalmente, en trabajos previos, información y datos divulgados por medios impresos, audiovisuales o electrónicos”, (p.15). Sobre esta misma línea, Vélez S. (2001), afirma que este tipo de investigación tiene como objetivo “el desarrollo de las capacidades reflexivas y críticas a través del análisis, interpretación y confrontación de la información regida. Entre los posibles propósitos de este tipo de investigación se encuentran: describir, mostrar, probar, persuadir o recomendar. La investigación debe llevar a resultados originales y de interés para el grupo social de la investigación”.
  47. Investigación experimental. Según Vélez S. (2001), “está orientada a la utilización del conocimiento básico y aplicado en la introducción de productos y servicios del mercado, previo control de los resultados mediante el diseño, construcción y prueba de modelos, prototipos e instalaciones experimentales (plantas pilotos)”.
  48. Investigación explicativa. “Pretende establecer las causas de los eventos, sucesos o fenómenos que se estudian”, Hernández, et al., (2003, p.124).
  49. Investigación exploratoria. “Se realiza cuando el objetivo consiste en examinar un tema poco estudiado”, Hernández, et al., (2003, p.117).
  50. Investigación longitudinal. “Estudios que recaban datos en diferentes puntos, a través del tiempo, para realizar inferencias acerca del cambio, sus causas y sus efectos”, Hernández, et al., (2003, p.278).
  51. Investigación no experimental. El texto Metodología de la investigación, de Hernández, et al., (2003), la define como los “estudios que se realizan sin la manipulación deliberada de variables y en los que sólo se observan los fenómenos en su ambiente para después analizarlos”, (p.269).
  52. Investigación transversal o transeccional. Para Hernández, et al., (2003), son las “investigaciones que recopilan datos en un momento único”, (p.270).
  53. Justificación. Hernández, et al., (2003), afirma que la justificación es la que “indica el porqué de la investigación exponiendo sus razones”, (p.50).
  54. Limitaciones. Para Avila Baray (2006), las limitaciones “reflejan tanto las restricciones como el alcance de la investigación”.
  55. Marco teórico. Hernández, et al., (2003), sugieren que el marco teórico “implica analizar teorías, investigaciones y antecedentes que se consideren válidos para el encuadre del estudio (parafrasear). No es sinónimo de teoría”, (p.64).
  56. Medición. Avila Baray (2006), afirma que “Medir significa “asignar números a objetos y eventos de acuerdo a reglas” (Stevens, 1951), esta definición es adecuada para el área de ciencias naturales, en el campo de las ciencias sociales medir es “el proceso de vincular conceptos abstractos con indicadores empíricos” (Carmines y Zeller, 1979, p. 10)”. Por su parte Hernández, et al., (2003), la definen como el “proceso que vincula conceptos abstractos con indicadores empíricos”, (p.346).
  57. Medidas de tendencia central. Hernández, et al., (2003), plantean que son “valores medios o centrales de una distribución que sirven para ubicarla dentro de la escala de medición”, (p.504).
  58. Método. Según Hernández, Christen, Jaramillo, Villaseñor, Roca y Zamudio (1990), el método es un “procedimiento concreto que se emplea, de acuerdo con el objeto y con los fines de la investigación, para organizar los pasos de ésta y propiciar resultados coherentes”. Vélez S. (2001), afirma que es el “camino para alcanzar una meta. Sistema de principios (identidad, contradicción, exclusión) y normas (inducción, deducción) de razonamiento para establecer conclusiones en forma objetiva”. Bajo esta óptica, Carles Tomás (s.f), afirma que “ningún método puede considerarse como definitivo y menos aún como universal. La universalidad no es sinónimo de objetividad”.
  59. Método científico. Para Vélez S. (2001), es el “procedimiento tentativo, verificable, de razonamiento riguroso y observación empírica, utilizado para descubrir nuevos conocimientos a partir de nuestras impresiones, opiniones o conjeturas examinando las mejores evidencias disponibles a favor y en contra de ellas”.
  60. Moda. “Categoría o puntuación que se presenta con mayor frecuencia”, Hernández, et al., (2003, p.505).
  61. Modelo. Según afirman Igartua y Humanes (2004), el modelo se define “como una representación teórica y simplificada del mundo real. (…) los modelos sirven de ayuda a la hora de formular teorías”, por lo que no debe confundirse modelo con teoría.
  62. Modelo de enfoque dominante. “Se lleva a cabo bajo la perspectiva de alguno de los enfoques, el cual prevalece, y el estudio conserva componente(s) del otro enfoque”, Hernández, et al., (2003, p.21).
  63. Modelo de dos etapas. Hernández, et al., (2003), afirman que es aquel en el cual, “dentro de una misma investigación, se aplica primero un enfoque y después el otro, de forma casi independiente, y en cada etapa se siguen las técnicas correspondientes en cada enfoque”, (p.20).
  64. Modelo mixto. “Constituye el mayor nivel de integración entre los enfoques cualitativo y cuantitativo, donde ambos se combinan durante todo el proceso de investigación”, Hernández, et al., (2003, p.22).
  65. Muestra. Sabino (1992), la define como la “parte del todo que llamamos universo y que sirve para representarlo”. Tiene diferentes definiciones según el tipo de estudio que se esté realizando. Para los estudios cuantitativos, no es más que un “subgrupo de la población del cual se recolectan los datos y debe ser representativo de dicha población”. Para las investigaciones cualitativas, son la “unidad de análisis o conjunto de personas, contextos, eventos o sucesos sobre el (la) cual se recolectan los datos sin que necesariamente sean representativo (a) del universo”, (p.302).
  66. Muestra intencional. Según Sabino (1992), es aquella que “escoge sus unidades no en forma fortuita sino completamente arbitraria designando a cada unidad según características que para el investigador resulten de relevancia”.
  67. Muestra no probabilística. Hernández, et al., (2003), acota que es el “subgrupo de la población en la que la elección de los elementos no depende de la probabilidad sino de las características de la investigación”, (p.306).
  68. Muestra probabilística. “Subgrupo de la población en el que todos los elementos de ésta tienen la misma posibilidad de ser elegidos”, Hernández, et al., (2003, p.305).
  69. Muestra probabilística estratificada. “Subgrupo en el que la población se divide en segmentos y se selecciona una muestra para cada segmento”, Hernández, et al., (2003, p.312).
  70. Muestra probabilística por racimos. “Subgrupo en el que las unidades de análisis se encuentran encapsuladas en determinados lugares físicos”, Hernández, et al., (2003, p.314).
  71. Objetivos de la investigación. Según Rojas, en Avila baray (2006), un objetivo es “un enunciado que expresa los resultados que se pretenden alcanzar al finalizar de la investigación, entre las características que necesita cubrir se encuentran: debe ser factible y mensurable”. Para Hernández, et al., (2003), los objetivos “tienen la finalidad de señalar lo que se aspira en la investigación y deben expresarse con claridad, pues son las guías del estudio”, (p.44).
  72. Observación cualitativa. “Técnica de recolección de datos que tiene como propósito explorar y describir ambientes”, Hernández, et al., (2003, p.459).
  73. Observación cuantitativa. Para los investigadores Hernández, et al., (2003), la observación cuantitativa no es más que el “registro sistemático, válido y confiable de comportamiento o conducta manifiesta”, (p.430).
  74. Observación estructurada. Pick de Weiss y Velazco de Faubert (1994), afirman que este tipo de observación “se lleva acabo cuando se pretende probar una hipótesis, o cuando se quiere hacer una descripción sistemática de algún fenómeno, es decir, cuando se realiza una investigación, en lo que se sabe exactamente lo que se va a investigar y se tiene un diseño de investigación”.
  75. Observación no participante. Para Pick de Weiss y Velazco de Faubert (1994), “es aquella donde el investigador no participa de manera activa dentro del grupo que observa, es decir, se limita a mirar y a tomar notas sin relacionarse con los miembros del grupo”.
  76. Operacionalización. Para Avila Baray (2006), operacionalizar significa “definir las variables para que sean medibles y manejables, significa definir operativamente el PON. Un investigador necesita traducir los conceptos (variables) a hechos observables para lograr su medición. Las definiciones señalan las operaciones que se tienen que realizar para medir la variable, de forma tal, que sean susceptibles de observación y cuantificación”.
  77. Planteamiento del problema. Significa afinar y estructurar más formalmente la idea de investigación”, Hernández, et al., (2003, p.42).
  78. Población o universo. Para Arnau, referido por Hurtado (2000), la población se define “como el conjunto de elementos, seres o eventos concordantes entre sí en cuanto a una serie de características, de la cuales se desea obtener alguna información”. Hurtado (2000), afirma que es “el conjunto de seres en las cuales se va a estudiar variable o evento, y que además comparten, como características comunes, los criterios de inclusión”. Según Selltiz, en Sampieri (2003), “una población es el conjunto de todos los casos que concuerdan con una serie de especificaciones”, (p.303).
  79. Preguntas abiertas. Hernández, et al., (2003), las definen como “las que no delimitan desde antes las alternativas de respuesta”, (p.396).
  80. Preguntas cerradas. Son “las que contienen alternativas de respuestas previamente delimitadas”, Hernández, et al., (2003, p.393).
  81. Proyecto factible. Son las investigaciones que proponen o sugieren soluciones prácticas a un determinado problema. Los proyectos factibles se fundamentan en trabajos de campo, documentales o la combinación de ambos. El Manual de Trabajos de Grado, de Especialización y Maestrías y Tesis Doctorales, (Upel, 2006), lo define como: “(…) la investigación, elaboración y desarrollo de una propuesta de un modelo operativo viable para solucionar problemas, requerimientos o necesidades de organizaciones o grupos sociales; puede referirse a la formulación de políticas, programas, tecnologías, métodos o procesos. (…)”, (p.16).
  82. Pruebas estandarizadas. Hernández, et al., (2003), afirman que son “cuestionarios o inventarios desarrollados para medir diversas variables y que tienen sus propios procedimientos de aplicación, codificación e interpretación”, (p.435).
  83. Rango. “Diferencias entre las puntuaciones mayor y menor que indica el número necesario de unidades en la escala de medición para incluir los valores máximo y mínimo”, Hernández, et al., (2003, p-509).
  84. Técnica. Sabino (1992), la define como los “aspectos específicos y concretos del método que se usan en cada investigación”. Vélez S. (2001), amplía esta definición al sugerir que la técnica es la “habilidad para hacer alguna cosa y que implica el conocimiento empírico de cómo hacerlas. El técnico provee a la ciencia de instrumentos y comprobaciones y no cesa de formular preguntas al científico”.
  85. Técnicas de Recolección de datos. Sabino (1992), afirma que este aspecto de las investigaciones no es más que la “implementación instrumental del diseño escogido”
  86. Teoría. Hernández, et al., (2003), afirman que son el “conjunto de conceptos, definiciones y proposiciones relacionados entre sí, que presentan un punto de vista sistemático de fenómenos especificando relaciones entre variables con el objetivo de explicar y predecir fenómenos”, (p.87).
  87. Triangulación. También conocida como enfoque multimodal. Se define como la “convergencia o fusión de los enfoques de investigación cuantitativo y cualitativo”, Hernández, et al., (2003, p.8).
  88. Unidad de análisis. Es “el sobre qué o quienes se van a recolectar datos”, dependiendo “(…) del enfoque elegido (…), del planteamiento del problema a investigar y de los alcances del estudio”, Hernández, et al., (2003, p.300-302)
  89. Validez. Hernández, et al., (2003), dicen en su obra Metodología de la Investigación, que la validez “se refiere al grado en que un instrumento realmente mide la variable que pretende medir”, (p.346).
  90. Validez externa. “Posibilidad de generalizar los resultados de un experimento a situaciones no experimentales, así como a otros sujetos y poblaciones”, Hernández, et al., (2003, p.251).
  91. Validez interna. “Grado de confianza que se tiene de que los resultados del experimento se interpreten adecuadamente y sean válidos (se logra cuando hay control), Hernández, et al., (2003, p.200).
  92. Variable. Hernández, et al., (2003), la definen como la “propiedad que tiene una variación que puede medirse u observarse”, (p.144). Para Sabino (1992), son “característica o casualidad de la realidad que es susceptible de asumir diferentes valores”.
  93. Variables categóricas. Avila Baray (2006), las define como “clasifican a los sujetos distribuyéndolos en grupos, de acuerdo a algún atributo previamente establecido” y no admiten una escala de medición numérica, además de establecerse bajo la condición de excluyentes, es decir, cada categoría no puede entrar en otra clasificación y mantener una posición de exhautividad, que no es más que la inclusión de todas las alternativas posibles dentro de una misma clasificación. Dentro de este tipo de variables, se encuentran a su vez las Dicotómicas, que son las que poseen dos alternativas o categorías, y las Policotómicas, que son las que admiten más de dos categorías.
  94. Variables continuas. Sabino (1992), afirma son aquellas que “entre uno y otro valor existe infinitas posibilidades intermedias”.
  95. Variables cualitativas. Son las de tipo intangible, es decir, aquellas que no pueden ser medidas, ejemplo: el afecto.
  96. Variables cuantitativas. Son aquellas que pueden ser medida, ejemplo: distancia, velocidad, entre otros.
  97. Variables de control. Igartua y Humanes (2004), plantean que son las que “se utilizan para eliminar posibles interferencias entre la variable dependiente e independiente”.
  98. Variables dependientes. Igartua y Humanes (2004), la definen como “aquellas que el investigador pretende investigar y explicar”.
  99. Variable discretas. Sabino (1992), plantea que esta modalidad de variable aparece “cuando dicha proposiciones intermedias carecen de sentido pues la variable se modifica de a ‘saltos’ entre un valor y otro y no en forma paulatina”.
  100. Variables independientes. Para Igartua y Humanes (2004), son las que el “investigador utiliza para ver en que medida cambia la variable dependiente”.
  101. Varianza. Hernández, et al., (2003), la definen como la “desviación estándar elevada al cuadrado”, (p.511). En este sentido, Avila Baray (2006), afirma que la variable “se define como las características o atributos que admiten diferentes valores (D´Ary, Jacobs y Razavieh, 1982) como por ejemplo, la estatura, la edad, el cociente intelectual, la temperatura, el clima, etc”.

Referencias:

 

Ávila Baray, H. L. (2006). Introducción a la metodología de la investigación. Edición electrónica. Texto completo en http://www.eumed.net/libros/2006c/203/

Cáceres H. L., Christen M., Jaramillo L., Villaseñor R., Zamudio R., (1990). Técnicas actuales de investigación documental. México. Editorial Trillas.

Carles Tomás (1999). Metodología de la Producción e Investigación. En Revista Latina de Comunicación Social, número 21, de septiembre de 1999. La Laguna (Tenerife). Disponible en: http://www.ull.es/publicaciones/latina/a1999/48va3.htm [Consulta: 2007. mayo 30].

Hernández S., R., Fernández C., C. y Baptista L., P. (2003). Metodología de la investigación. México. Editorial McGraw-Hill.

Hurtado, J. (2000). Metodología de la investigación holística. Caracas. Editorial Sypal.

Igartua, J.J. y Humanes, M.L. (2004). El método científico aplicado a la investigación en comunicación social. Aula Abierta. Lecciones Básicas. [Documento en línea] Disponible en: http://www.portalcomunicación.com [Consulta: 2006, junio 22].

Sabino, C. (1992). El proceso de investigación. Libro digital. Disponible en: http://paginas.ufm.edu/Sabino/PI.htm. [Consulta: 2006. febrero 13].

UPEL (2005). Manual de trabajos de grado de especialización y maestría y tesis doctorales. Caracas. Universidad Pedagógica Experimental Libertador.

Velez S., C. (2001). Apuntes de metodología de la investigación. Departamento de Ciencias Básicas Universidad EAFIT. Medellín – Antioquia.

 

Áv


Estructura general de las Tesis de Grado

Una tesis de grado es una producción propia, un trabajo intelectual que no sigue una estructura permanente. Cada trabajo de investigación, se organiza y se presenta según las necesidades de cada tema objeto de estudio, y según los lineamientos de presentación que cada Universidad tenga como normas.

A pesar de esto, existen parámetros que son de uso permanente, y que se deben respetar dentro de cualquier tesis de grado, pues es a partir de éstos que las investigaciones pueden ser o no, todo un éxito académico-profesional. Estos puntos son:

Páginas prelimares

Dedicatoria. Es una actividad opcional. Está sujeta a la decisión del autor de la tesis, pero de ser incluida, se recomienda que no exceda de una página, y de incluida, por lo general se hace es la versión definitiva del trabajo.

Agradecimientos o reconocimientos. Al igual que la dedicatoria también es opcional. Pero es buena costumbre dar las gracias a las personas o instituciones que colaboraron con la realización del estudio. Tampoco es que harás un modelo de testamento, pues al igual que la Dedicatoria, se utiliza por lo general, una o dos página máximo para esta parte del trabajo.

Índices. Se establecen en general, de contenidos, de cuadros, gráficos y de anexos. El o los índices se refieren a una relación de cada uno de los títulos y/o subtítulos que fueron utilizados a lo largo del estudio. Es importante que esta relación no sólo el orden de aparición, también debe llevar el número de la página que contiene cada punto especificado, escrito éstos de igual manera a los hallados en la estructura interna de la tesis. Con respecto al índice de cuadros, gráficos o anexos, estos deben guardar estrecha relación entre la seriación interna de cada uno, así como de las páginas en los que éstos aparezcan a lo largo de la investigación.

Introducción. No es más que una exposición de motivos de todo el trabajo de investigación, en los deben reflejarse de manera lógica elementos como:

1. Tema central del estudio.

2. El por qué de la investigación: referido al para qué sirve.

3. Metodología empleada.

4. Limitaciones del trabajo

5. Estructura de cada capítulo

Resumen. Está referido a una muestra breve de lo que es todo el estudio realizado. El resumen debe incluir el propósito del tema seleccionado, la metodología aplicada y los resultados obtenidos, además de los aportes e importancia del trabajo de investigación. Por lo general, éste no debe exceder de 350 palabras a un espacio de mecanografiado. En la parte final del resumen, y presentado como en un párrafo adicional se deben incluir los términos más importantes del estudio en un máximo de dos líneas, estas palabras por lo general se desprenden del título de la tesis. Estos términos, en algunos casos también se le conocen como “Descriptores”.

Los capítulos… es importante destacar que los puntos focales de cada sección de las diversas tesis de grado, son materia exclusiva de las Universidades y del tipo de investigación que se realice, por lo que cada estructura varía de acuerdo a sus normativas internas, pero en línea general siempre se enmarcan las tesis dentro del siguiente contexto:

Capítulo I:

Planteamiento del problema. Comprende una de las partes más importantes de toda tesis de grado. Éste se estructura por lo general en tres puntos básicos y con apoyo de otros autores, pues un planteamiento sin sustento de autores se vería como un artículo de opinión, lo que hace que este pierda su fuerza como trabajo científico. Los puntos de apoyo del planteamiento son:

1. Supuestos teóricos, que son las teorías generales relacionadas con el problema objeto de estudio.

2. Datos concretos, son las cifras de otros estudios o investigaciones que sirven como sustento a nuestro planteamiento.

3. Situación real estudiada o definición del problema.

Además de estos puntos, se debe incluir al final del planteamiento las hipótesis del trabajo (sí las hay) o las interrogantes de la investigación, las cuales deben ser precisas y reflejar la mayor claridad posible, pues sobre la base de éstas es que se orientará de manera futura los resultados de la investigación.

Objetivos. Reflejan los propósitos reales de la investigación. Es recomendable que los objetivos sean los suficientemente claros, pues de ellos depende la buena marcha del estudio.

Justificación. Expone de manera lógica aspectos como:

1. Propósito de la investigación.

2. Conveniencia del estudio.

3. Aportes sociales.

4. Implicación práctica.

5. Aporte teórico.

6. Utilidad metodológica.

Capítulo II:

Antecedentes. No es más que la presentación de algunos trabajos relacionados con el que estamos realizando. Cada referencia que presentes, debe incluir el tema central, el propósito, la metodología aplicada, los resultados obtenidos y las recomendaciones sugeridas. En esta parte de la investigación es importante que recuerdes que los “antecedentes” no necesariamente son trabajos iguales al tuyo, pueden ser tesis doctorales, trabajos de ascensos, tesis no publicadas y/o investigaciones inéditas, que guarden relación bien sea con tu metodología aplicada o con el tema central que hayas escogido.

Bases teóricas o Marco teórico. Es un contraste y análisis de teorías e investigaciones referidas al estudio. Estas van de lo general a lo particular. Las bases teóricas o marco teórico, depende exclusivamente del tipo de estudio que estés realizando, así por lo general incluye aspectos teóricos, legales y/o conceptos que se relacionen con tu tema de investigación. Ten en cuenta que estas teorías se desprenden de tu título, por lo que no te desesperes incluyendo material de referencia innecesarios y que sólo te sirven para confundir a los futuros lectores, o en el peor de los casos a ti mismo.

Capítulo III:

Metodología aplicada. No es más que la descripción detallada del método que utilizaste para dar solución al problema planteado. Aquí se incluyen necesariamente métodos, técnicas y/o procedimientos empleados en el estudio, pero sustentados con autores. No debes dejar ningún detalle por fuera, pues mientras más claro sea tu metodología, más sencillo será que los futuros lectores entiendan el trabajo de investigación. Te recomiendo que al momento de explicar la metodología lo hagas en este orden, el cual puedes variar de acuerdo a tus necesidades, pero te puede ser de mucha utilidad en línea general:

1. Tipo de investigación.

2. Diseño de la investigación.

3. Definición de variables e indicadores

4. Población y muestra (sí es que las tienes).

5. Enfoque del trabajo: modelo de métodos aplicados.

6. Método de trabajo (opcional).

7. Técnicas de análisis de datos.

8. Instrumentos de recolección de datos.

9. Panel de entrevistas (opcional).

10. Confiabilidad.

Limitaciones. Son las restricciones que tienes para realizar tu trabajo de investigación, referidas a procedimientos, métodos, técnicas, interpretación de resultados, selección de la población y muestra. Es importante que tengas en cuenta que las limitaciones por lo general se incluyen en la estructura de redacción del trabajo, en los apartes metodológicos d el capítulo III, o en algunos casos, se incluyen en la justificación. Desde mi experiencia te puedo sugerir que las incluyas en la metodología, pero no como un punto más del capítulo, sino como una forma integral de los datos teóricos que hayas empleado a lo largo del desarrollo del estudio.

Capítulo IV:

Análisis e interpretación de resultados. Su presentación y organización varía según el tipo de estudio empleado. Es recomendable que formules de acuerdo al orden de los objetivos que te planteaste al inicio de la investigación. Los resultados trata de contrastarlos o fundamentarlos sobre las teorías que hayas utilizado durante todo el trabajo.

Conclusiones. Es el punto final de la investigación realizada, ésta se enmarca en un contexto de inicio-cierre, es decir, que se parte con las ideas propuestas o preliminares del estudio, luego se describen los logros obtenidos, y finalmente se formulan otras ideas partiendo de las que se tuvieron al principio del estudio. En términos generales, la conclusión debe incluir aspectos como:

1. Logros del trabajo, a manera de una introducción breve.

2. Ideas relevantes que hayan surgido en los diferentes capítulos elaborados.

3. Conclusiones generales del tema central seleccionado.

Recomendaciones. Son las consecuencias que se derivan de los resultados obtenidos, y se utilizan como un aporte mucho más significativo y/o estructurado del trabajo de investigación. Por lo general éstas dependen del tipo de estudio, y su inclusión queda sujeta al autor del estudio.

Referencias. Incluye todas las fuentes consultadas a lo largo del estudio ordenada alfabéticamente o por año. Es recomendable organizar esta lista por tipología de referencia utilizada: Impresas, electrónicas, audiovisuales…

Anexos. No es más que el material adicional que se incluye al final de nuestro trabajo. Es importante que estés consciente que los anexos son materiales que sirven para ampliar la información descrita en tu tesis, no es un compilado de material innecesario que solo sirve para abultar tu investigación. En esta sección se incluyen: glosarios, instrumentos utilizados, lista de estudios referenciales al tuyo, esquemas o gráficos que amplíen los conocimientos de los futuros lectores, así como cualquier otro material que consideres pertinente y de utilidad como complemento del estudio. Es recomendable que incluyas al principio de esta parte de tu trabajo, una breve descripción de los contenidos que has seleccionado, si es posible, te sugiero que clasifiques cada uno por sección o tipo, esto facilitará la revisión de cada uno.

14 puntos básicos para realizar tu Tesis de Grado

Durante la vida de estudiantes gozamos, sufrimos, lloramos, aprendemos y hasta nos peleamos con los profesores por una décima que nos falta para pasar la dichosa materia que nos trae de cabeza, o simplemente porque no nos colocó en el examen la nota que deseabamos o esperábamos aún y cuando duramos más de 24 horas sin dormir estudiando… Y ni hablar del aquel famoso compañero que sólo recordaba nuestra existencia cuando deseaba sacarnos algún provecho intelectual. Vaya que la experiencia académica además de divertida, es muy gratificante.

Pero como estudiante y ahora como profesional puedo decir que la etapa más ardua de los días universitarios o de colegiatura es la realización de aquella “tan nombrada, temida e incluso odiada tesis de grado”. ¡Dios, que trauma soy tesista!, es en ese momento que saltan mil y una dudas a nuestro ya cansado cerebro estudiantil: ¿De qué la hago?, ¿Cómo empiezo?, ¿La haré sólo o acompañado?, ¿Será que me busco un tema fácil o mejor busco uno que impresione a mis futuros colegas?, ¿A quién me busco como tutor?… Sin duda, preguntas de este tipo se apoderan de nuestro ya agotado cerebro estudiantil por un buen tiempo, y en algunos casos se siguen sumando otras de acuerdo a las circunstancias que vayamos experimentados a lo largo de la construcción y presentación final de nuestro trabajo.

Ahora bien, tomando en cuenta mi doble experiencia como tesista, y recordando o escuchando una y otra vez la de amigos cercanos y no tan cercanos, así como la de aquellos que aún no superan este salto casi mortal para algunos, se me ocurre colocarles en este post algunos sencillos pero importantes datos que debemos tomar en cuenta cuando nos toque realizar una Tesis de Grado:

 

1. Selección del tema. Este paso resulta fundamental cuando somos tesistas. ¿Por qué? Simplemente porque del tema que seleccionamos depende las posibles canas verdes que podamos tener en nuestro futuro inmediato. Me explico, si te buscas un tema que te gusta muchísimo pero del cual consigues poca o nada de información, te cuento que tu trabajo será más cuesta arriba, “no intentes convertirte en el estudiante maravilla de los próximos tiempos, realiza un trabajo que puedas terminar a tiempo y con excelentes resultados”. Si por el contrario tu idea de tesis le resulta más agradable a tu tutor que a ti, los días sucesivos serán poco divertidos, recuerda siempre que “la idea del tema de investigación es netamente tuya… No te empeñes en hacer trabajos para impresionar o satisfacer a terceros”, ten presente que la tesis en una producción propia, por tanto, la persona más importante para satisfacer eres tu mismo.

2. ¿Solo o acompañado?. Por lo general, cuando damos inicio a la etapa “tesis”, el hecho de buscar un compañero de estudio es muy usual. A este respecto te puedo decir que realizar el trabajo de grado en pareja o trio, según la universidad en la que estudies, depende exclusivamente de ti. Es importante que recuerdes que hacer la tesis con otra persona es asumir un matrimonio académico. Sí, no te sorprendas, cuando te digo eso de “matrimonio”, pues me refiero a que todas las partes deben tener tanta, igual o mucha más paciencia y tolerancia que cualquier pareja en pleno romance. Así que la selección de tu futura pareja la debes hacer con “ojo clínico”, no trates de improvisar sobre este punto, al contrario, si decides trabajar en grupo conviértete en un especie de “adivino del futuro” al tomar en cuenta los antecedentes académicos de tu compañero. ¿Las razones?, pues son muy sencillas, deben tratar de coincidir en la mayoría de los criterios de redacción e interpretación de la investigación. Todos los integrantes, sean dos o tres, deben asumir y responder con plena y absoluta responsabilidad a la carga de trabajo que les corresponda. En esta estapa, es preferible establecer bien claras las regla del juego desde un principio, recuerda que en los momentos críticos las excusas de última hora, las infaltables faltas de tiempo, los choques de carácter e ideas, así como los imprevistos familiares son muy comunes, lo que trae como consecuencia que la balanza de carga laboral se incline hacia un único lado. Por estas razones, es realmente importante que te visualices en tus días futuros caminando de la mano con tu pareja acádemica, o simplemente con una cruz que lo único que hace es molestarte, o en el mejor de los casos, su única función es hacer “bulto”, pues los aportes realmente valederos a la investigación por parte de éstos, es realmente nulo.

3. Delimitación de la investigación. El hecho de que hagas un trabajo más corto que el de tus compañeros, no implica que sea de menor calidad. Piensa en el tiempo que tienes disponibles y cuánto tiempo tienes para entregar la versión final. La idea de una tesis es reflejar tus conocimientos sobre un área en particular, además de los adquiridos durante toda la carrera, y no así convertirte en el “nuevo superhéroe de tu universidad”. Sé realista, haz un trabajo que puedas terminar a tiempo, y no uno que te tumbe el cabello por lo largo que éste pueda ser.

4. Del tutor. Aunque resulte paradójico este punto es crucial al momento de hacer nuestra tesis de grado. Encontrar un buen tutor no es tarea fácil. Procura que tu profesor sea un “héroe”, y no un “tirano”. Tutor es el que conoce sobre tu trabajo, el que te guía, el que responde tus dudas, el que está hombro a hombro contigo, es el profesor con el que te sientes seguro de sus conocimientos, el que te ayuda a salir adelante con tu trabajo. Ése que llamamos “Tutor Tirano” es el que todo lo que haces le parece maravilloso, sí aunque no lo creas, este tipo de tutores siempre te dicen cosas bellas de tu tesis, por razones como estas: no entienden nada de lo que estás haciendo, no desean caer en vergüenza ante ti al poder admitir su desconocimiento sobre la materia, te juran que tu investigación es perfecta, aunque realmente sea un desastre. Otra razón muy particular que aunque no es en todos los casos, es que estos “tiranos” quieren demostrarle al mundo que son más profesionales que el resto de sus colegas, cosa que a veces no es cierta, mientras que tú, cual incauto, terminas pagando las consecuencias de tal aberración profesional. “Búscate un tutor, no un tirano”.

5. Arqueo de otras investigaciones. Ya tienes el tema previsto, encontraste a un buen tutor, ¿y ahora qué?… sencillo, inicias la revisión de otras tesis de grado, de trabajos de ascensos, doctorales, investigaciones inéditas o publicadas que se relacionen con tu trabajo. ¿Por qué hacer esto?, simple, cuando vamos a realizar nuestra tesis debemos estar seguro de que el tema seleccionado, así como su enfoque, no haya sido objeto de estudio por un investigador previo. En este caso es bueno consultar las tesis de otras universidades, bibliotecas virtuales, centros de investigación, revistas electrónicas o cualquier centro de información que aclare tu panorama.

6. Acopio de material relacionado con tu tesis. Es importante que completes una base de datos lo suficientemente amplia de temas relacionados con la investigación. No discrimines nada, textos, revistas, entrevistas, fotografías, fotocopias, documentos audiovisuales o periodísticos, en fin, cualquier material relacionado con tu tema de estudio te puede ser muy útil a lo largo de tu tesis. Eso sí, clasifica esta base de datos por temas, “no hagas de tu material de apoyo una ensalada académica”. Recuerda que éste material no sólo sirve para construir las bases teóricas, también resultan de gran ayuda para el contraste de teorías y argumentos necesarios al momento de redactar desde el primer hasta el último capítulo de tu tesis. Aún y cuando creas que tienes material hasta para regalar o que te sobra algo, no botes nada, pues aunque estés nadando en papeles o tu PC esté saturado de informaciones, en algún momento los datos que menos crees servible, son los que te sacan de apuros.

7. Las fuentes consultadas. A medida que la investigación a tomando forma, las referencias de otros autores empiezan a figurar en el trabajo. De manera inicial esas referencias las colocas de manera simple: apellido y año. Pero cuando llegas a tu versión final, resulta y acontece que una serie de datos importantes de estos no figuran en tu lista de referencias. ¡Grave error!, que se soluciona de manera simple: desde un principio toma un cuadernillo o libreta que se convertirá en tu Biblia de fuentes consultadas. Me explico, cuanto autor uses lo reflejas allí, no sólo con su nombre corto (apellido, año) como referencia, también apunta su nombre completo. Refleja también otros datos necesarios: editorial, año de publicación, numero de la edición, indica si la información es de revista, libro, periódico, instrumento legal o tesis de grado, nombre completo del autor, resalta si es una traducción del texto original y su respectivo traductor, si la fuente es electrónica incluye además del nombre del autor, la dirección exacta del documento, la fecha de consulta, el título, sí pertenece o no a una serie compilada, a una revista electrónica, si es un trabajo publicado o inédito. Sí por casualidad utilizas una fuente viva, inclúyele el cargo, la fecha de la entrevista, y si tu tutor considera necesario el lugar y formato en que ésta fue realizada.

8. La redacción. Es importante que el trabajo de investigación lo entiendan todos, las ideas expuestas en tu tesis no pueden ser entendidas exclusivamente por el tesista y el tutor. Necesariamente, todas las ideas que allí plasmes deben ser precisas, claras y con buena sintaxis, gramática y amplio lenguaje. No admitas imprecisiones en la redacción, tampoco creas que porque el hecho de que tú el tutor y tú saben lo que quieres decir en el texto, el resto de los lectores también lo saben. Pues te cuento que no es así, la redacción de una tesis de grado, además de argumentada, debe estar bien clarificada y detallada, es decir, libre de interpretaciones particulares por futuros lectores.

9. Las correcciones. Cada vez que hagas entrega de un borrador de los diferentes capítulos de tu tesis, de seguro te lo devuelven súper rallado. ¡Tranquilo!, eso nos sucede a todos, pues la idea del tutor es hacer un trabajo de calidad, y eso requiere de miles y miles de correcciones, tachaduras y observaciones típicas. Recuerda que la tesis es una responsabilidad compartida: tesista-tutor, por lo que cada corrección lejos de enfadarte, debes celebrarla. Es importante que conserves cada borrador que consignes, pues en el futuro te pueden ser de mucha utilidad.

10. La estructura. Depende del tipo de investigación que estés realizando. Es muy útil realizar junto a tu tutor un esquema de los puntos básicos que formarán parte del trabajo. Luego de ello, simplemente dedícate a rellenar de manera coherente cada uno de estos puntos. De ser necesario, incluye otros que clarifiquen a los que los preceden.

11. Respaldo de la investigación. Asegúrate de crear un respaldo electrónico y físico de los avances de tu trabajo y de tu base de datos. Crea copias de seguridad en distintos formatos: CD, Pen Drive, Correo electrónico… es más si quieres volverte un maniático de los respaldos, tranquilo, que aunque muchos piensen que eres un exagerado, el tiempo y las infaltables fallas de tu PC, así como las crisis típicas de estos momentos te lo agradecerán.

12. Ponte fechas límites. Trata de ir avanzando bajo un esquema de prioridades. No pierdas tiempo en detalles innecesarios. Trabaja lo más rápido que puedas, esto no quiere decir que lo hagas de manera disparatada, sino con un sentido crítico. Procura que el plan de trabajo que diseñes esté bajo la supervisión de tu tutor y de tus asesores si es que los tienes, pero además “CUMPLELO”. Ellos al igual que tú, necesitan trabajar e inspeccionar tu trabajo de manera ordenada.

13. Disfruta tu tesis. Sé que hacer una tesis de grado es una tarea dura. Pero es importante que disfrutes de cada paso, de cada momento, de cada actividad que realices en su proceso de construcción, trata de no agobiarte con los traumas típicos de los tesistas, es difícil, pero de mucha ayuda cuando entramos en los momentos más aparatosos de esta etapa.

14. El éxito de la tesis. Implica un arduo trabajo, y no de última hora, significa trabajar duro desde el principio hasta el final. Recuerda algo importante: aunque existan personas mucho más preparadas que tú en el área que decidiste abordar, no hay nadie que pueda descalificar tu trabajo. Eres tú el único que está consciente de cada detalle, de cada idea, dato, aporte, argumento o contraste de teorías… las observaciones de terceros son permitidas, pero las descalificaciones ¡NUNCA!